Que importante es vivir con gozo en el corazón. La vida tiene sus retos, sus desafíos, hay situaciones todo el tiempo que resolver, hay pérdidas diversas, tenemos que hacer duelos, sentimos tristeza, desesperanza a veces y quizá hasta hastío, hay muchas cosas que nos duelen de la humanidad, etc., pero aún así, no podemos permitirnos que nuestro corazón se entristezca, se llene de desolación y entonces el ritmo al que palpita se desarmonice y empiece a experimentar arritmias, taquicardias, bloqueos diversos y hasta infartos porque prácticamente nuestro corazón no encuentra el motivo para gozar, para sonreír, para latir llenándonos de vida, de energía, de entusiasmo y hasta de plenitud en cada uno de sus latidos.
Merecemos vivir con gozo, merecemos vivir con plenitud, merecemos todos los días expresarnos con sonoras carcajadas y permitir que nuestro cuerpo hable el lenguaje de la alegría, del amor, del agradecimiento por estar vivos, por la vida misma.
No podemos cambiar al mundo ni a la humanidad, pero sí podemos adoptar una actitud más propositiva hacia nosotros mismos, hacia nuestra familia, hacia nuestro entorno, podemos desde nuestro corazón emitir melodías que hablen de paz, de amor, de perdón, de comprensión y de luz, de mucha luz.
Nuestro corazón nos conecta con la vida, simplemente cierra tus ojos y permítete darte cuenta que fluyes en correcta armonía con el universo y que cada uno de nosotros necesitamos seguir el perfecto ritmo que nos marca a través de cada palpitación nuestro corazón.