Recordar a nuestros muertos, a los que estuvieron con nosotros en este viaje efímero de la vida, recordar a los que trascendieron o como dicen “a los que se nos adelantaron”….
Recordarlos para evitar que mueran, recordarlos con el corazón, desde el sentir más profundo, por sus palabras, sus hechos, sus formas, sus olores, sus regalos de vida, sus sonrisas, sus legados……
Recordarlos para honrarlos, recordarlos para que aún sus vibraciones prevalezcan cerca, recordarlos para dejarlos continuar en su viaje y para ello hacerlo sin apegos, sino con agradecimiento, recordarlos cerrando nuestros ojos y sintiendo de nuevo sus miradas y sus gratos abrazos….
Recordarlos observando sus fotografías, sentándonos en sus sillas, cocinando en sus cazuelas….Recordándolos para también ser recordados, quizá con lágrimas o con risas, pero sin morir en su memoria……
A los que hoy recordamos por ser Día de Muertos, con nuestras ofrendas, con nuestras flores, con nuestras canciones, con nuestros cuerpos quizá adoloridos, pero con gran agradecimiento, por ser quienes fueron en nuestra vida.
Para ti mamá, papá, amado hijo Ricardo, para mi Abuelita “Doña Chuy”, para mi Tía Esperanza, para Nacho y para todos aquellos que ya no están pero siguen estando en mi corazón.
Marichu