No cabe duda que todas las familias tienen problemas, a veces son los padres con los hijos o los hijos con los padres o con la familia como se le llama extensa o política (nueras, yernos, suegras). 
Los problemas son de diversa índole: Por cuestiones 
económicas, por malos entendidos, porque algunos son muy sentidos y otros muy abusivos, porque son groseros, porque son egoístas, porque unos son los preferidos y otros los olvidados, etc, en verdad la lista podría ser muy grande, pero lo importante es cómo podemos dejar de sufrir, de seguir enfermándonos como familia, de dar malos ejemplos a nuestros hijos y de seguir creando caos donde debería haber armonía, perdón, entendimiento, apoyo mutuo, respeto, trato amable y mucha cortesía.
Una familia está conformada por individuos luego en tanto somos diferentes, pensamos diferente, sentimos diferente y POR SUPUESTO en las familias sus integrantes tienen diferentes GRADOS DE CONCIENCIA.
Algunos serán más bondadosos, otros mas serviciales, otros buscarán la armonía y harán todo lo posible porque la familia se mantenga unida, pero siempre habrá la posibilidad de que surjan los problemas.
¿Qué podemos hacer? 
1.- Trata de ser, de acuerdo a tu nivel de conciencia, el mejor integrante de tu familia que puedas ser; es decir, si tu nivel de conciencia te permite no ser rencoroso o elaborar más rápido y soltar aquello que hizo el otro o dijo que te lastimó, entonces perdona, avanza, no permitas que el “otro” integrante de tu familia determine que tipo de persona eres, eso sólo lo determinas tú, de acuerdo a tus conocimientos, voluntad y conciencia.
2.- Evita dañar y al mismo tiempo no permitas que te dañen, pero siempre poniendo los límites protectores y las reglas desde el Amor INTELIGENTE.
3.- Evita los conflictos y pondera la comunicación inteligente.
4.- Da y comparte sólo aquello que estés dispuesto a dar sin esperar recibir nada a cambio
5.- Respeta para que te respeten, se cortés, amable y procura no compartir mucho tiempo en convivencia con tu familia extensa, sobre todo cuando sabes que después de mucho tiempo juntos y al calor del alcohol, pueden surgir frustraciones, reclamos y conflictos .
6.- Sólo tú determinas que tipo de relación quieres tener con tu familia, pero escúchate realmente para que lo que hagas, compartas y convivas te genere paz, tranquilidad y la sensación de haber hecho lo correcto.
7.- Si tienes un tema de Perdón, busca ayuda cuanto antes, de lo contrario no podrás darles a tus hijos la alegría y el amor que se merecen.
Marichu